1. Inicio
  2. Metodología IRGEI

Metodología IRGEI

El INGEI de Chile abarca todo el territorio nacional e incluye las emisiones y absorciones de dióxido de carbono (CO2) y las emisiones de metano (CH4), óxido nitroso (N2O), hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6) en una serie de tiempo que va desde 1990 a 2016. Los resultados de las estimaciones de GEI son presentados en kilotoneladas  (kt) y hacen referencia al 2016, último año del inventario, a menos que se especifique algo distinto.

El INGEI de Chile fue elaborado siguiendo las Directrices del IPCC de 2006 para los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero, en donde los sectores económicos de un país se agrupan en cinco sectores que comparten características relativas a los procesos que generan emisiones o absorciones de GEI. Estos sectores son Energía; Procesos industriales y uso de productos (IPPU); Agricultura; Uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura (UTCUTS) y Residuos.

La metodología para la desagregación del último INGEI de Chile consistió en identificar variables representativas (proxy) de las emisiones o absorciones de GEI de los sectores Energía, IPPU y Residuos, que ya estuvieran regionalizadas y que tuvieran una fuerte correlación con la fuente o sumidero de GEI. Con estos proxy se procedió a desagregar las emisiones y absorciones nacionales de GEI en 15 regiones administrativas (la región de Ñuble aún no se agrega ya que esta se creó después del 2016). Las emisiones y absorciones de GEI de los sectores Agricultura y UTCUTS son estimadas a nivel regional por el Equipo Técnico sectorial, por lo que no fue necesario desagregarlas durante este proceso y solo se requirió compilarlas a nivel regional.

Es importante destacar que el enfoque de inventario considera solo las emisiones que ocurren en el territorio, por lo que, por ejemplo, las emisiones asociadas a la generación eléctrica a partir de la quema de combustibles fósiles, se atribuyen a la región en donde se generaron y no necesariamente en donde se consumen. Lo mismo ocurre para el caso de residuos sólidos, en que las emisiones de metano por degradación de la materia orgánica se suman en la región en donde se encuentra el sitio de disposición final y no en donde se genera el residuo.

Los principales proxy del sector Energía fueron los niveles de actividad de las diferentes industrias (minería, siderurgia, cemento, generación de electricidad) disponibles en los anuarios de las empresas o en estadísticas nacionales oficiales. Para intensidad energética y como método de verificación se trabajó con los Balances nacionales de energía regionalizados de los años 2014, 2015 y 2016. Adicionalmente se utilizaron datos del parque automotriz regional elaborados por el INE. Las emisiones provenientes de transporte marítimo y aéreo, que solo considera entre puertos nacionales, se utilizaron número de viajes y distancia recorrida. En los casos en que los niveles de actividad no se encontraban regionalizados, se utilizó el Producto Interno Bruto (PIB) por rubro y región.

Los principales proxy del sector IPPU fueron los niveles de actividad de las diferentes industrias disponibles en los anuarios de las empresas o en estadísticas nacionales oficiales. En los casos en que los niveles de actividad no se encontraban regionalizados, se utilizó el PIB por rubro y región.

Los principales proxy del sector Residuos fueron los niveles de actividad de los residuos sólidos y los caudales de aguas residuales, ambos regionalizados y disponibles en estadísticas del Ministerio del Medio Ambiente y de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS). En los casos en que los niveles de actividad no se encontraban regionalizados, se utilizó el PIB por rubro y región.

Para garantizar la calidad del proceso, la aplicación de cada proxy ha sido sujeta a un control de calidad interno con el objetivo que cada inventario regional de GEI sea consistente y coherente con los inventarios regionales de GEI y el inventario nacional de GEI de Chile.

Menú