1. Inicio
  2. Resultados Regionales
  3. Atacama

Atacama

En 2016, la región de Atacama emitió 6.862 kt CO2 eq (sin considerar el sector silvícola o UTCUTS), representando un 6,1 % del total de emisiones de GEI nacionales. A nivel sectorial, el sector Energía[1]  fue el principal (92,6 %), seguido del sector Procesos industriales y uso de productos (IPPU) con un 4,0 %, luego Residuos[2] con 2,7 % y Agricultura con 0,7 %.

A nivel nacional las emisiones totales aumentaron en un 114,7 % desde 1990 y en un 7,1 % desde 2013, mientras que en esta región se observa un mayor incremento aumentando en un 295,0 % desde 1990 y en un 14,9 % desde 2013. La tendencia general ha estado dominada por el sector Energía, observándose incremento sostenido del consumo de combustible, especialmente el relacionado con la generación eléctrica y la minería. El sector IPPU es relevante debido a producción de cal (Figura 14).

Por otra parte, el sector UTCUTS absorbió en suma -32 kt CO2 eq, manteniéndose constante a lo largo de la serie.

El balance en 2016 entre emisiones y absorciones fue de 6.830 kt CO2 eq aumentando en un 295,1 % desde 1990 y en un 15,0 % desde 2013.

Figura 14. Atacama: emisiones y absorciones de GEI (kt CO2 eq) por sector, serie 1990-2016

Fuente: Equipo Técnico Coordinador del MMA

A nivel de fuentes de GEI individuales sin considerar sumideros (Figura 15), las principales fueron las emisiones provenientes del consumo de combustibles fósiles en la Generación de electricidad (60,3 %), en Combustible minería (15,9 %), en Combustible autos, buses y camiones (10,5 %) y emisiones de CO2 generadas en el proceso de calcinación en Producción de cal  (3,1 %). Las otras fuentes representaron el 10,1 % de los GEI de la región.

Figura 15. Atacama: principales fuentes de GEI, año 2016

Fuente: Equipo Técnico Coordinador del MMA

[1] Las emisiones asociadas a la quema de combustibles fósiles para generación eléctrica, se atribuyen a la región en donde se generaron y no necesariamente en donde se consumen.

[2] Las emisiones asociadas a la degradación de residuos orgánicos se contabilizan en la región en donde se encuentran los sitios de disposición final y no necesariamente a la región en que se generan.

Menú